viernes, 11 de septiembre de 2009

WALTER JESÚS PEÑALOZA RAMELLA

Walter Peñaloza Ramella nació en Lima el año de 1920 y falleció en el año 2005. Sus padres fueron don Manuel Peñaloza y doña Anita Ramella.





Doctor en Filosofía, educador peruano reconocido por su contribución a la formación profesional del docente peruano. Hizo sus estudios en el antiguo Colegio Anglo-Peruano, hoy Colegio San Andrés. Trabajando luego como docente del mismo plantel obtuvo el Primer Premio "Gonzáles Prada" 1944, otorgado por la Dirección de Educación Artística Extensión Cultural al mejor trabajo de Filosofía.
Allí se destacó por la aplicación de una nueva metodología para la enseñanza del Castellano. El alumno se convirtió en el protagonista de su propia enseñanza y la asignatura dejó de centrarse en el aprendizaje de la gramática orientándose más al desarrollo de la expresión oral, lectura y escritura


TRAYECTORIA ACADEMICA
Desde 1940 fue profesor en el Colegio Anglo - Peruano (hoy San Andrés); donde había terminado tres años antes su secundaria. Allí se destacó por la aplicación de una nueva metodología para la enseñanza del Castellano. El alumno se convirtió en el protagonista de su propia enseñanza y la asignatura dejó de centrarse en el aprendizaje de la gramática orientándose más al desarrollo de la expresión oral, lectura y escritura.


En 1944 fue profesor por horas de Historia de la Cultura Peruana y de Estudios Supervisados en el Colegio Nacional de Nuestra Señora de Guadalupe. Aquí observó que la pedagogía era deficiente y que al alumnado se le preparaba para los exámenes y no para saber. Ese año inició su funcionamiento el Colegio Militar “Leoncio Prado”, promovido y fundado por el General José del Carmen Marín. Este colegio era de educación secundaria bajo un régimen militar y con elevadas exigencias de rendimiento estudiantil y profesoral. Convocaba concursos públicos para que los profesores se incorporaran a su cuerpo docente. Fue el primero y el único en tener a todos sus profesores estables y donde se realizaba el trabajo en equipo. En 1945, Walter Peñaloza se presentó al concurso y fue nombrado profesor de Historia de la Cultura y luego de Psicología y de Lógica. Posteriormente, por concurso, llegó a ser jefe de curso. En esta época, la tesis con que obtuvo su Bachillerato en la Universidad alcanzó el premio nacional de Filosofía y fue publicada como libro por la sociedad peruana de Filosofía.

En ese mismo año, 1945, fue llamado a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos para dictar el curso de Griego, por insistencia de José Tola Mendoza, director del Instituto Lingüístico de la Universidad, y también por la Facultad de Letras para la asignatura de Estética.
En 1946 debido a problemas políticos entre el APRA y el gobierno de Bustamante y Rivero, con el que simpatizaba, le negaron la renovación de su contrato en la universidad de San Marcos. La protesta de los estudiantes determinó que su contrato fuera extendido y poco después la Facultad de Letras le encargó el curso de Lógica.

Nuestra educación de esos años, academicista y memorista, no preparaba para la vida ni para estudios ulteriores. Peñaloza consideraba que tal situación debía y podía afrontarse, abordando la formación de maestros.


En 1948, Peñaloza es contratado por la Universidad de Río Piedras de Puerto Rico, para crear el curso básico de Filosofía, dentro de la Facultad de Estudios Generales. Encontrándose aún en dicha tarea, le llega en 1951, una carta del entonces Ministro de Educación, Coronel Juan Mendoza Rodríguez, donde le informa del proyecto para establecer una institución formadora de maestros, en un moderno campus que se construiría a 40 km. de Lima, en un lugar denominada La Cantuta, en Chosica. “La idea era transformar los antiguos Instituto Pedagógico Nacional de Varones e Instituto Pedagógico Nacional de Mujeres, situados en Lima, en la Escuela Normal Central, ubicada en La Cantuta” (1). Esta sería una institución coeducacional. Y le propone dirigirla.





 
El 6 de Julio de 1953 se inauguró la Escuela Normal Central de la Cantuta, en Chosica – Lima. Walter Peñaloza, asumió su dirección iniciándose la gran experiencia formadora de maestros que este educador evocará años después en su obra: “La Cantuta. Una Experiencia en Educación”.


Walter Peñaloza fue director de La Cantuta durante 10 años, donde realizó cambios radicales en la formación universitaria en general y en la formación del magisterio en particular. El año 1960 dejó La Cantuta y en 1961 empezó a trabajar en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). Luego, fue llamado para desarrollar la temática correspondiente a Metodología de la Enseñanza Universitaria en la Universidad Nacional de San Marcos. En el año 1963, durante el gobierno de Fernando Belaúnde, fue llamado a asumir otra vez la dirección de la Escuela Normal Superior, pero no aceptó. En ese año fue designado Embajador del Perú en Alemania Occidental cargo que desempeñó hasta 1969.


En 1969, luego de su retorno al país, asumió la Dirección de Evaluación de Universidades del Perú en el Consejo Nacional de la Universidad Peruana (CONUP) y viajó por muchos lugares del territorio nacional.
Fue miembro de primer orden de la Comisión Nacional que elaboró la Reforma Educativa Peruana de 1972, que dirigiera Emilio Barrantes.


Terminada la labor de la Comisión de Reforma, fue miembro del Consejo Superior de Educación, que supervisaba la ejecución de la Reforma y más tarde, Asesor del Ministro de Educación hasta 1978.


En 1978 fue contratado por la Universidad del Zulia en Venezuela como Asesor del Vice - Rectorado de Regionalización. En 1980, en dicha Universidad, fue Asesor de la radical reforma curricular que esa institución emprendió y dentro de la cual su tesis del currículo integral fue cabalmente asumida. En 1986 fue Asesor Académico de la Universidad Rafael Urdaneta, la cual implementó también el curriculum integral en sus labores académicas. En 1987 y hasta el 2000 fue miembro de la Comisión Nacional de Curriculum del Consejo Nacional de Universidades, de Venezuela. En 1994 fue Asesor de la Sección de Planificación y Desarrollo del Currículo de la Universidad de Zulia. Residió 22 años en Venezuela.
En 1991 fue designado Rector Vitalicio (Ad Honorem) de la Universidad Nacional de Educación “Enrique Guzmán y Valle”, institución en la cual se había transformado la Escuela Normal Superior, de la Cantuta.

Participó últimamente en el Forum Internacional de Educación “Encinas”, organizado por la Derrama Magisterial, del Perú, en los años 1996 y 1998.



A partir del año 2,000 su presencia en el Perú fue más frecuente, participando como conferencista magistral en innumerables eventos promovidos por universidades del país y otras instituciones académicas del Perú. En el año 2,001 asesoró la reestructuración de los planes curriculares de la Universidad Nacional San Luis Gonzaga de Ica.
El 6 de agosto del 2002, en acto presidido por el Ministro de Educación Dr. Gerardo Ayzanoa Del Carpio, su discípulo, el gobierno del Perú le impuso las Palmas Magisteriales en el Grado de AMAUTA, máxima condecoración otorgada en reconocimiento a sus excepcionales aportes a la educación, la ciencia y la cultura. Actualmente es Jefe del Gabinete de Asesores del Ministro de Educación y es el gestor de los cambios que se han producido en los currículos de 1º y 2º grados de Educación Secundaria que se aplican experimentalmente en 50 colegios así como de los cambios curriculares que se aplican experimentalmente en 25 Institutos Superiores Pedagógicos Públicos del país.
 
 
 
Su gran aporte a la educación del país lo constituye la reforma en la educación universitaria, entre los que se destacan:

  • La semestralización de los cursos,

  • Unificación de la formación de los profesores para inicial, primaria y secundaria.

  • Promovió el sistema del crédito universitario para dar una mayor comparabilidad entre los planes de estudios de las universidades. Este sistema se sigue utilizando en las universidades peruanas hasta la fecha.

  • Intensificación de las prácticas preprofesionales.


PENSAMIENTO EDUCATIVO.-
En Peñaloza pensamiento, teoría y praxis han ido siempre de la mano. Es de los educadores que hace lo que piensa, y piensa, reflexiona y teoriza a partir de los resultados que le da el llevar a la práctica sus ideas.
La educación para Peñaloza es “el moverse o fluir que brota de las personas; es un desenvolverse de sus potencialidades físicas, anímicas y espirituales” (2).


Es un proceso que va de lo interior a lo exterior y que fundamentalmente “es el despliegue de la propia persona para que el educando pueda llegar a ser persona a plenitud” (3).


Es el desenvolvimiento de las potencialidades del ser humano en un proceso de interrelación social en el que incorpora la riqueza de la cultura de su pueblo y lo valioso de la cultura universal (4).



En su libro, “El Currículo Integral”, teorizando sobre lo que es la educación dice “la educación refleja el estrecho enlace de tres términos que no pueden separarse: hombre, sociedad y cultura. La Educación es un proceso de hominización, socialización y culturación” (5).



Hominizar al hombre es lograr el desenvolvimiento de su desarrollo orgánico, de sus capacidades corporales y psíquicas individuales, el apoderamiento de su lengua, el desarrollo de su sentido de libertad, responsabilidad y autonomía personal, de su capacidad inquisitiva, percepción de los valores y creatividad. Esto “no es posible sino a través de la socialización; vale decir, de los contactos vivenciales y relaciones con los demás y del despertamiento individual al grado y ritmo de esas relaciones. Pero la hominización necesita igualmente de la culturación como captación y comprensión de las creaciones culturales del grupo social. La culturación no es posible sino dentro del grupo social y a base del fortalecimiento de la libertad, autonomía personal, creatividad y la aprehensión de los valores. Y la socialización no ocurre plenamente y con sentido al margen de la captación de las creaciones culturales y sin el despliegue de los rasgos personales de libertad, autonomía personal, creatividad y descubrimiento de los valores” (6).


 DISTINCIONES.-

  1. Palmas Magisteriales

  2. Amauta del Perú


APORTES Y VIGENCIA DE SUS IDEAS .-


Muchas son las ideas que Walter Peñaloza ha brindado a la educación del país y que han rebasado sus fronteras.


El valor de esas ideas no está sólo en haber sido formuladas como resultado de la reflexión y el análisis de nuestra problemática educativa, tampoco en el reconocimiento que merecen dentro y fuera de nuestro continente; sino, fundamentalmente, en el hecho de haber sido llevadas a la práctica, haber contribuido y estar haciéndolo para que tengamos una mejor educación, mejores maestros, y educandos con un futuro diferente.


Aportes
Entre sus principales aportes podemos destacar los siguientes, a manera de síntesis (13) :

- Propuso una concepción de educación comprometida con el hombre y con la sociedad peruana.
-Sostuvo que la educación como proceso busca la formación integral del hombre y cumple tres acciones importantes: permite el desarrollo de la persona, la relación con el grupo humano, y la incorporación de la cultura. La educación, en su propuesta, tiene por finalidad la hominización, la socialización y la culturización.
- Planteó que la educación como proceso de socialización es necesariamente una acción de interrelación social que genera una adecuada relación entre los seres humanos y que por lo tanto el hombre no puede vivir aislado.
- Expresó asimismo que la captación de valores y el deseo de plasmarlos en la realidad es lo que conduce a la cultura, la cual a través de la educación es incorporada por el hombre en su acervo nacional y universal.

- Fue el primero que formuló y puso en práctica en el país y probablemente en toda Latinoamérica una concepción de educación centrada en valores que fuera coherente con el fin de formar integralmente a la persona humana.
- Su visión de integralidad de la educación estuvo estrechamente vinculada con la percepción, captación y concreción de los valores prevalentes de la sociedad, cuidando no privilegiar de manera excluyente algunos pocos de ellos. Afirma que no sólo es importante el valor de la verdad, que se concretiza en la ciencia, sino que también lo son los valores estético, ético, cívico, físico - corpóreo, religioso, el valor de lo útil, expresado en el trabajo, y, otros, que en su conjunto cubren esa dimensión de integralidad.
- Estructuró su teoría educativa y la validó con singular éxito en la formación de profesores en La Cantuta, desde la década de 1950, dejando su imborrable sello en muchas generaciones de maestros.

Esa concepción de educación en valores orientada a formar integralmente al hombre se convirtió en el emblema de La Cantuta, expresado en el lema: “Hominen Uti hominen educare oportet”. Peñaloza sabía que estando la educación al servicio del hombre uno de sus fines debía ser la formación integral de la persona humana y que ello implicaba concretizar un conjunto de valores prevalentes en la cultura del país a través de contenidos cognoscitivos, no cognoscitivos, de capacitación para el trabajo y de asesoría y orientación del educando. Una educación que no sólo debía privilegiar la concreción del valor de la verdad que se expresaba en el saber científico, sino que en igual medida debía dar importancia a otros valores.

Entendió Peñaloza que para poder materializar esta concepción de la educación debía concebirse y estructurarse un currículo integral y comprendió también que un prerrequisito fundamental para viabilizarla era formar maestros integralmente. La Escuela Normal Superior de La Cantuta fue toda una experiencia en educación.
-La Reforma Educativa de los años 70 constituye otra concreción del pensamiento del Dr. Peñaloza. Lo expresado en gran parte de la ley de educación del año 1972 es la manifestación genuina de su pensamiento, plasmado luego por un gran número de sus compañeros de trabajo y exalumnos de La Cantuta. Un sector importante de quienes condujeron e hicieron posible esta reforma fueron egresados de la Cantuta: Muchos de ellos actuaron como funcionarios y Entrenadores de la Reforma Educativa. Tuve en esa experiencia el alto honor de ser Entrenador de la Reforma Educativa en las ciudades de Trujillo y Lima, y luego funcionario en distintos lugares del país.
- Sus aportes en la Reforma Educativa de los años 70 del siglo pasado, son realmente significativos y deberían ser tenidos en cuenta. Destacan entre ellos :
– La Educación Inicial, como base y primer nivel del sistema educativo, formando integralmente al niño desde los 0 a los 6 años. Propuesta que hiciera conjuntamente con el Profesor Carlos Castillo Ríos, quien también fuera miembro de la Comisión de Reforma Educativa.
El Perú fue el primer país en el mundo que planteó esta concepción de Educación Inicial.
– La concepción de una Educación Básica igual para todos, que no diferenciara peyorativamente la formación secundaria técnica de la secundaria común.
– El primer ciclo de la Educación Superior, constituído por las Escuelas Superiores de Educación Profesional (ESEPs), para los egresados de la educación Básica y que de manera sui géneris formaba bachilleres profesionales, aptos para incursionar en el mundo del trabajo.
– El Currículo Integral, como medio fundamental para hacer viable la concepción de una educación integral; cubriendo las áreas de conocimientos, actividades no cognoscitivas, la capacitación para el trabajo y la orientación y consejería del educando.
– El establecimiento de la Orientación y Bienestar del Educando (OBE) y el impulso que se le dio, trasladando a la Educación Básica la experiencia exitosa del área de Orientación que se había logrado en la Escuela Normal Superior, de la Cantuta.
- Planteó una concepción de tecnología educativa como conjunto de medios de diverso tipo utilizados por los educadores para atender las necesidades del proceso educativo y la solución de los problemas que se le presentasen. Tecnología que comprendía niveles desde la configuración y estructuración del currículo hasta la evaluación.
- Llevó a la práctica una genuina concepción de formación del profesorado, coherente con su concepción de educación integral y buscando elevar la formación del magisterio al nivel universitario. Configuró toda una filosofía para su formación, que hoy se conoce como la “Doctrina Cantuta”, la cual concretiza la expresión que reza en el logo de la Universidad Nacional de Educación “Enrique Guzmán y Valle”: “Educar al hombre en todo lo que tiene de hombre”. 
OBRAS.-

Libros

(1946) La evolución del conocimiento helénico: Hilozoísmo-eleatismo. Sociedad Peruana de Filosofía. Lima.
(1955) Estudio acerca del conocimiento. Edición del autor. Lima.
(1961) Introducción a la filosofía y lógica. Editorial Colegio Militar Leoncio Prado. Lima.
(1962) El Conocimiento inferencial y la deducción trascendental. Biblioteca filosófica Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima.
(1973) El discurso de Parménides. Ignacio Prado editor, Lima.
(1980) Tecnología educativa. Editado por la Escuela Empresarial Andina del Convenio Andrés Bello. 2ª edición. Lima.
(1989) La Cantuta. Una experiencia en educación. Edición auspiciada por el CONYTEC, Lima.






  (2000) El currículo integral. Optimice editores, Lima.











(2000) Un juicio acerca del bachillerato. Edición Derrama Magisterial. Lima.
(2001) La enseñanza del lenguaje. Ediciones INLEC. Lima.
(2003) Los propósitos de la educación. Fondo Editorial del Pedagógico San Marcos. Lima.











(2004) El algoritmo


Artículos

  • PEÑALOZA, Walter (1938) Estudio sobre las categorías de Aristóteles, En: Letras Nº 11, pp. 481-494. Lima.

  • (1943) Las manifestaciones literarias del hombre occidental y el antropologismo. En Historia Nº 3, pp. 220-231. Lima.

  • (1947) Panorama de la filosofía actual en el Perú. En: Revista trimestral de cultura moderna, Universidad Nacional de Colombia, pp. 105-111. Bogotá.

  • (1947) La filosofía en el Perú hasta Deustúa. En: Mercurio Peruano Vol. XXVIII, Nº 246, pp. 411-424. Lima.

  • (1950) Crisis de la concepción evidentista del hombre. En: Letras Peruanas, año II. Lima.

  • (1950) El origen del conocimiento según Kant. En: Archivos de la Sociedad Peruana de Filosofía. Tomo III, pp. 188-205. Lima.

  • (1952) Memoria del Director del Instituto Pedagógico de Varones- años 1951-1952. Imprenta del INPV. Lima.

  • (1954) Memoria del Director del Instituto Pedagógico de Varones- años 1953-1954. Imprenta del INPV. Lima.

  • (1956) Memoria del Director del Instituto Pedagógico de Varones- años 1955-1956. Imprenta del INPV. Lima.

  • (1963) Introducción al humanismo. Unec. Lima. (folleto mecanografiado), 35 pp.

  • (1977) Tecnología educativa. En: Política educativa y tecnología educativa. Ministerio de Educación y Electroperú. (folleto mimeografiado).pp. 25-36. Lima.

  • (1978) Kant, El problema de los conceptos puros del entendimiento. En: La filosofía alemana, David Sobrevilla Editor, Fondo Editorial Universidad Peruana Cayetano Heredia, pp.39-57.

  • (1986) Por una tecnología educativa humanista. (Entrevista) En: Usos y abusos de la tecnología educativa. Editado por IPP. Lima. pp. 68-83.

  • (1991) Políticas educativas en América Latina. En: Educación, Revista de la Universidad Nacional de Educación, Lima, año 1, nº 1, pp. 5-11.

  • (1992) Estudios de postgrado: doctrina y currículum. En: Rimaq, revista de la Escuela de Postgrado de la UNE, Lima, año 1, nº 1, pp.7-17.

  • (1997) Relaciones afectivas de los Niños de 0 a 6 años. En: Revista Latinoamericana de Innovaciones Educativas. Año IX, nº 26 julio de 1997. Pp. 119-144.

  • (1999) La decepción del siglo XX y posibles vías para el filosofar. En: Utopía y praxis latinoamericana. Revista Internacional de Filosofía Iberoamericana y Teoría Social. Universidad del Zulia, Año 4- Nº 8, setiembre – diciembre. p. 7-25.

  • (2000) El problema de las competencias. En: Revista Peruana de Educación, Año V, Nº 05, pp.5-28. Lima.

  • (2000) La decepción del siglo XX y posibles vías para el filosofar. En: La filosofía del siglo XX: balance y perspectivas. Actas del VII Congreso Nacional de Filosofía. Miguel Giusti Editor, Fondo Editorial PUCP, pp.269-287. Lima.

  • (2003) Augusto Salazar Bondy. En: www.sisbib.unmsm.edu.pe

  • (2005) Conocimientos, capacitación para el trabajo, actitudes y vivencias valorativas en educación. En: www.huascaran.edu.pe.

  • (2005) Políticas y enfoques del currículo y la doctrina para el postgrado. En: www.sisbib.unmsm.edu.pe.

  • (2005) José María Arguedas en mi recuerdo. En: Armario, Revista de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades Año 2, Nº 2. pp. 11-19. Lima.

  • (2005) El libro ‘Cuánto saben los maestros’ de Luis Piscoya Hermoza. En: Walter Peñaloza Ramella 1920-2005. Maestro sabio y bueno. Edición de la Oficina de Imagen Institucional. Universidad Nacional de Educación. Lima.
CONCLUSIONES:

VIGENCIA DEL PENSAMIENTO DE PEÑALOZA

El pensamiento de Peñaloza cubre con amplitud suficiente la complejidad de la educación y su rol fundamental en la formación del hombre y sociedad peruana; es una propuesta genuina que se nutre de nuestra realidad y cultura e interpreta las necesidades educacionales de un país con una rica tradición histórica, multiétnica y pluricultural, que lucha por salir de la situación socio – económica y cultural en el que se encuentra.
Se trata de un pensamiento y de una vivencia constante en educación; enriquecidos por el saber y la experiencia acumulada de su autor, protagonista de la formación de maestros en la Cantuta de los años 1950 – 1960, gestor de la Reforma Educativa de los años 1970, y ahora, impulsor de los cambios que, de modo experimental, se plantean desde el Ministerio de Educación en el campo de los currículos de Educación Secundaria y de Formación Magisterial. Es un pensamiento vigente que mantiene su originalidad y que en 50 años se ha consolidado, en concordancia con los tiempos y en sintonía con nuestra realidad, que “El Amauta de la Educación” defiende con la claridad, vehemencia y convicción que no ha perdido con el paso de los años.
Su concepción y fines de la educación, los principios y valores que deben orientarla, su enfoque sobre los contenidos que deben ser considerados, su concepción del rol y de la formación del magisterio, su concepción del educando y de la comunidad como agentes de la educación, su propuesta del currículo integral y de la tecnología, ubicados todos en un contexto o realidad que debe ser la nuestra y que debe considerar al hombre y cultura peruana, configuran un pensamiento educativo integral que debe hoy ser revisado y tenido en cuenta en toda su amplitud, más aún si constituye el generoso aporte de un hombre que hizo de la educación una pasión que es digna de contagio y de emulación.
ENLACES
 FUENTES DE CONSULTA
(1) PEÑALOZA, Walter (1989). “La Cantuta. Una Experiencia en Educación” 1era. Edición. Consejo de Ciencia y Tecnología (CONCYTEC) . Lima. p. 15
(2) ______ (1980). “Tecnología Educativa”. 2da. Edición. Ediciones de la Escuela Empresarial Andina del Convenio Andrés Bello. Lima.
(3) ______ Ibidem., p. 27.
(4) ROSSI, Elías (2003). “Teoría de la Educación” 1era. Edición. Editorial PROPACEB S.R.L. Lima. pp. 257 – 258.
(5) PEÑALOZA, Walter (1995). “El Currículo Integral”. Optimice Editores. Lima.
(6) ______ Ibidem., p. 87.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada